. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1409. Martes, 26 mayo, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo noveno: "Todo amante es un soldado en guerra" (Publio Ovidio Nasón, 43 a. C. - 17 d. C.; poeta romano)

Hay quien está empeñado en negarlo y hay quien se pasa diez horas al día dando la tabarra con lo mismo. Sin embargo, para la gran mayoría, abonados al dentro de cien años todos calvos, eso del “cambio climático” nos resulta una preocupación bastante relativa. Y es un error, las consecuencias, para unos positivas y para otros muy negativas, están empezando a afectarnos a todos. Ya.

Apuntan los expertos que uno de los primeros efectos del famoso cambio está siendo la espectacular bajada en la producción mundial de cebada. Baja la producción, sube el precio. Cebada, uno de los ingredientes fundamentales de la cerveza: sube el precio de la cebada, sube el precio de la cerveza. En poco tiempo, la cerveza pasará a ser un bien escaso, cada vez más caro, y del que muchos no tendrán más remedio que prescindir.

Para algunos una verdadera tragedia. Para otros, en cambio, algo positivo que redundará en la salud de la población y, sobre todo, en su estética. El adiós a la barriga cervecera puede ser una realidad en muy pocos años. Cosas del cambio climático y sus efectos devastadores ( o no).