. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1413. Lunes, 1 junio, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo decimotercero: "La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come" (Francisco de Quevedo, 1580 - 1645; escritor español)

Primer día de junio. Lo digo con tiempo para que luego nadie diga que la sugerencia le llegó tarde. A quien corresponda: es absurdo que en navidad siempre reciban cestas aquellos que justo menos las necesitan. Cada año pasa lo mismo: cuanto más potente es alguien, más cestas le mandan y más grandes son. No es lógico.

Está claro que los pobres las aprovecharíamos mucho mejor.