. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1422. Lunes, 15 junio, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo vigésimo segundo: “Hay una gran fuerza escondida en una dulce orden” (Proverbio romano)

No sé para qué sirven tantos masteres sobre habilidades directivas, tantos módulos de motivaciones y liderazgos o tantos cursos sobre "aprenda a ser jefe en un fin de semana", cuando todos sabemos que la única manera para que el gilipollas de turno que nos ha tocado como compañero de departamento haga su trabajo es empezar la frase diciéndole “a que no tiene cojones de...

Mano de santo.