. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1440. Viernes, 24 julio, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo cuadragésimo: "El que quiera comer la nuez antes tiene que romper la cáscara” (Refrán español)

La idea no se me ha ocurrido a mí (el aburrimiento es muy malo y uno acaba hasta leyendo), pero en vista de la importancia capital del tema que trata, creo que difundir la idea todo lo que se pueda es un acto de generosidad al que ningún hombre de bien puede renunciar.. Hoy, en peluche practico, cómo insinuarte (y algo más) a alguien sin necesidad de sentirte humillado... !Aunque la respuesta sea no!

Una única condición: que en la charla anterior al asunto, (que será mejor cuanto más breve, insulsa e intranscendente sea -no hay que olvidar que estamos a lo que estamos-) parezcamos lo más modernos posibles. Algo sencillito, sin pasarse. Bastará, por ejemplo, con acortar algunas palabras. Dos caris y tres porfas convenientemente situados en cada frase pueden valer.

Lo demás es pan comido, invitas a la presa a café en tu casa, sacas las tazas, las tostadas y las galletas, pones cara cándida y, tarro en mano, preguntas con la mejor de tus sonrisas “te gusta lamermela”. Es en ese momento cuando -observando sus gestos- te darás cuenta de si habrá o no habrá final feliz. Que pone cara rara... acabas la frase con un “da de frambuesa” y aquí no ha pasado nada. Que ya está de rodillas en la alfombra.. pues eso que ganas.

Por probar. Hasta el lunes.