. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1443. Miércoles, 29 junio, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo cuadragésimo tercero: "Nunca nos hacemos enteramente a la idea de que nosotros contamos menos para los demás de lo que los demás cuentan para nosotros" (Graham Greene, 1904-1991, escritor británico)

Algunas verdades incuestionables del pensamiento humano que todavía, a estas alturas del siglo XXI, no parece que estén muy claras:

El perro no es el mejor amigo del hombre. Uno no suele ir recogiendo las cagadas de su mejor amigo; si acaso algunas veces se come su mierda.

Los tacaños deben elegir a sus parejas con los nombres apropiados. Así, y ante, por ejemplo, la tentación de tatuarse su nombre en el culo, llamándose Mª de la O pueden ahorrase una letra.

El problema de los yonkis es que no saben administrarse bien. No pueden estar gastándose una pasta en heroína y luego pedirte un euro para un café.

Si nos encontramos de frente con alguien tipo bonsái, de esos que no pasan del metro y medio, es políticamente incorrecto (pero muy políticamente incorrecto) por más que pudiera o pudiese apetecernos, decirle: “tu paticorto, bosteza que verás".

Y sobre todo, los jefes, todos los jefes, deberían dejar claro en su testamento que, cuando mueren, lo que de verdad les apetecería que hicieran con ellos es que los convirtieran en supositorios ... y poder así seguir dando por culo después de muertos. Parece que es lo único que saben hacer.

Los miércoles es lo que tienen... con tal de no trabajar uno se lía con cualquier cosa. Y en este verano caluroso, más.