. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1450. Viernes, 7 agosto, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo quincuagésimo: "No podemos luchar contra el futuro. El tiempo está de su parte" (William Ewart Gladstone, 1809-1898; político británico)

Chándal azul marino (de esos que repelen el agua y atraen la mierda) con dos rayas blancas en las mangas y otras dos en los pantalones, camiseta con un cartel grande que decía !vivan los quintos del 85!, una gorra !con visera! de la cajarural, un buen surtido de canciones de los Camela que tocaran por entonces (todos los entonces tienen un Camela) y la frase mágica que te salvaba de cualquier situación, el imprescindible: ahí mismo. "¿Dónde se deja el saco?... ahí mismo"; "¿dónde se tumba uno?... ahí mismo"; "¿dónde se mea?.. ahí mismo".

Será cosas del tiempo (que todo lo suaviza) pero hay veces que echo de menos aquellas primeras vacaciones en tienda de campaña. Aunque me da que lo que de verdad echo de menos es no tener dieciséis años y poder irme de vacaciones con las comodidades que puedo pagarme ahora. Menos mal que las ganas de vaguear siguen estando intactas.

En fin, somos como somos; al fin y al cabo no deja de ser curioso que nos pasemos todo el año trabajando como negros para que llege el verano y queramos ponernos !también! negros. A propósito, y ya que estoy con pensamientos profundos de color (negro), uno que últimamente me está haciendo reflexionar y mucho : anda y que no se parece un negro que lleva un cinturón blanco a una galleta oreo ¿verdad?

Me marcho y dejo el piloto automático puesto. Hasta el 31 de agosto pues.