. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1453. Miércoles, 2 septiembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo quincuagésimo tercero: "La televisión es el espejo en donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural" (Federico Fellini, 1920 - 1993; director de cine y guionista italiano)

La frenética actividad que he desplegado a lo largo y ancho de estos días de vacaciones me ha permitido observar -con más detalle- uno de esos profundos comportamientos adquiridos, fruto, sin duda, del impecable y cabal perfeccionamiento humano gestado a través de siglos y siglos de civilización.

Coges el mando de la tele y empiezas a apretar el botón.. , la uno, la dos, la tres, la cuatro, la cinco, la seis...; un suspiro y un resignado comentario: "pero si no echan nada en ninguna!". Aún así, y antes de que pasen tres segundos, vuelves a apretar el botón.. la seis, la cinco, la cuatro, la tres, la dos, la uno... y !oh sorpresa!, ¡pero si siguen sin echar nada en ninguna!

El ilimitado número de veces en que he podido desplegar dicho comportamiento unido a las pocas variables introducidas en su desarrollo, hace que la conclusión de un acto tan extendido deje poco margen estadístico al error: somos gilipollas.