. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1459. Jueves, 10 septiembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo quincuagésimo noveno: "Dios inventó el alcohol para que los feos también tengamos nuestra oportunidad" (Juan F.H, 43 años, matemático)

Y ya que estamos con estas cosas de la carne picada. No. Por más que nos empeñemos, la hamburguesa que hagamos en casa nunca nos va a salir como la que compremos en el burgermacdonalsking. Por más cariño, amor o simpatía que le pongamos no hay manera: no van a salir igual.

Si es que, además, es lógico. A ver, si al tío que trabaja en una hamburguesería -un “experto” que se pasa un montón de horas al día haciéndolas - no le salen igual cuando las hace en su casa -que no le salen igual-, !cooooooño!, ¿te van a salir a ti? Pues eso.

Nos empeñamos, nos empeñamos y luego acaba pasando lo que acaba pasando.