. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1463. Miércoles, 16 septiembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo sexagésimo tercero: "La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia. La inteligencia tiene sus limites, la tontería no" (Claude Chabrol, 1930; director de cine francés)

Película habitual para después de comer en la televisión cualquier día (con especial atención a la sobremesa de los sábados y los domingos). Argumento: mujer maltratada por su marido escapa con su hijo de cinco años al darse cuenta que se ha quedado embarazada del jefe de policía, íntimo amigo de su esposo. Llega a un pueblo perdido, y conoce a un hombre maravilloso, aunque el hombre maravilloso no es un hombre cualquiera sino un amigo del marido con el que se ha puesto de acuerdo para vengarse de la adúltera. Ella se da cuenta e intenta huir ayudada por un joven jardinero del que se enamora locamente y que resulta ser un fugitivo con varias cuentas pendientes con la justicia al que persigue el jefe de policía, (el padre del niño que va a tener ella), obsesionado con capturarlo por haber sido el amante de su mujer y el verdadero causante de que conociera la cruel realidad: su matrimonio no era más que una farsa montada por el padre para poder estar cerca de la mujer a la que amaba locamente.

Y todo ello dejando claro que está-basado-en-hechos-reales.

Para que luego digan que los americanos son unos siesos de vidas aburridas. Ya.