. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1464. Jueves 17 septiembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo sexagésimo cuarto: "Los ríos más profundos son siempre los más silenciosos." (Quinto Horacio Flaco, 65 - 8 a. C.; poeta latino)

Además de sobrios y austeros, uno de los rasgos más característicos del carácter de los que hemos nacido en la meseta castellana es el de mantener un escrupuloso respeto con cualquier norma, ley o regla que la autoridad, sea quien sea, haya impuesto.

Buen ejemplo de ello lo tenemos en los primeros descubridores que llegaron a América. Aunque los libros de historia se empeñen en afirmar lo contrario, no fueron Colón y sus secuaces los primeros en alcanzar aquellas tierras, sino dos aventureros mesetarios que desembarcaron algunos años antes en las playas de lo que ahora se conoce como Cuba. Sin embargo, al llegar y darse cuenta que aquel continente aún no estaba descubierto, comprendieron que, dado su respetuoso carácter con cualquier legalidad, lo único que podían hacer era volverse y esperar a que alguien algo más desinhibido con las leyes establecidas rompiera la situación. Por nada del mundo iban ellos a ponerse a conquistar algo que no era suyo.

Por más que la modestia también sea un rasgo que nos defina, ya va siendo hora de que se sepa la verdad: los de Salamanca llegamos antes.