. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1472. Martes, 29 septiembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo segundo: "¡Dios mío, qué guapa estabas esta tarde cuando hablamos por teléfono!" (Sacha Guitry, 1885-1957; director, actor y guionista ruso)

Aficiones lúdicas que resultan elegantes practicadas en tu tiempo libre pero que no están muy bien vistas si las ejercitas durante el horario laboral (por más tiempo libre que tengas en él). Hoy: hacer de ventrílocuo trabajando en un tanatorio.

Especialmente si se te ha olvidado el muñeco en casa.