. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1474. Jueves, 1 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo cuarto: “Si en una pirámide, la mires por donde la mires, sólo puedes llegar a ver dos lados a la vez, ¿cómo sabe uno que tiene cuatro?” (José Antonio J. 70 años, filósofo emérito)

Sé (por oídas) que a la mayoría de los hombres les gustan grandes, y sé (por oídas) que ellas hacen lo que sea para gustarles a los hombres. Pero deberían de mirar más allá del presente y saber que, a partir de cierta edad -y por motivos en los que no vamos a entrar (hay quien dice que por la gravedad pero yo creo que es por su propio peso)-, o llevan más plástico que un coche coreano o lo primero que van a gritar cada vez que se quiten el sujetador es ¡cooooño qué frío está el suelo!

Ellas mismas.