. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1476. Jueves, 8 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo sexto: “Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta” (Proverbio coreano)

La generación que tenemos por encima se pasó la vida juntando los puntos que traían los sobres de sopa gallinablanca para que les dieran –gratis- una cubertería de acero inoxidable. La generación que tenemos por debajo se pasa la vida juntando puntos para que les den –gratis- algún politono.

Los de nuestra generación (cuarentones neoveinteañeros) los únicos puntos que empezamos a coleccionar son los que nos regalan por los achaques que –gratis- empiezan a invadirnos.

Nacimos demasiado pronto.