. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1476. Lunes, 5 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo sexto: “El orden es la primera ley del cielo" (Alexander Pope 1688-1744; poetas inglés)

Nueve de cada diez expertos lo afirman tajantemente: la regla número uno de aquel que quiera tener un buen hábito de trabajo será despejar su mesa de todo papel que no se refiera al problema inmediato que tenga entre manos.

El mero espectáculo de una mesa atestada de correspondencia no contestada, informes sin leer o escritos atrasados es suficiente para provocar la confusión, la tensión y las preocupaciones. Sólo el recuerdo constante de “un millón de cosas que hay que hacer y la falta de tiempo para hacerlas” puede provocar, además de agotamiento, estrés y fatiga, problemas de salud a largo plazo.

Yo no sólo voy a hacer caso a los expertos sino que estoy dispuesto, en este primer día laborable de la semana, a dar un paso más: despejar la mesa de todo, incluido el problema inmediato que uno debería de tener entre manos. Hay que hacer caso a los que saben. Cuando la salud está en juego cualquier precaución es poca.

Además, muerto el perro se acabó la rabia.

...cocina medieval

Pd: Nos ha costado, pero tenemos !en exclusiva! las imágenes de la vuelta de Huma al blog:


Bienvenida