. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1477. Martes, 6 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo séptimo: “La imaginación es más importante que el conocimiento." (Albert Einstein, 1879-1955; físico alemán)

A pesar de haberlo hecho muchas veces, no me había fijado nunca en tan incognoscible (del lat. incognoscibilis, adj. “que no se puede conocer”) asunto, pero después de oírlo por no sé donde me he puesto a investigar -por supuesto con toda la metodología que el asunto requiere, (oseasé con sus muestras, sus márgenes de error, sus muestreos, sus evaluaciones.. etc., etc.)- y he comprobado que sí, que es verdad, la mayoría de las veces en las que uno hace dos tostadas, le pones la mantequilla a una, se la pones a la otra.... pero la que te empiezas a comer es la primera a la que le has puesto mantequilla, es decir, la que está ya más fría. Poco, sí, pero !coñe!, si da igual... ¿no será más normal aprovechar que existe una ventaja por escasa que sea?

Somos un poco lelos.