. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1478. Miércoles, 7 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo septuagésimo octavo: "Compre inmediatamente un ascensor. Están subiendo” (Fernando T. G., 37 años, analista de inversiones )

No todos los bebés son guapos. Ya está, alguien tenía que decirlo visto como está la cosa de la diplomacia maternovecinal en estos temas. No todos los bebés son guapos y punto. Cuanto antes lo entiendan -y antes lo empiecen a admitir-, antes empezarán a desarrollar la "simpatía", algo que, visto el futuro que les espera por ser así de feos, les va a hacer falta... pero que mucha falta.

Si es por su bien.