. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1482. Miércoles, 14 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo octogésimo segundo: "La única manera de sembrar la felicidad es compartirla con alguien. A fin de cuentas, todo es un chiste" (Charles Chaplin, 1889 - 1977; actor, director, escritor, productor y compositor británico)

Durante el reinado de Luis XI de Francia, se ofrecía a los cortesanos como diversión el concierto de una piara de cerdos. Se conseguía con los gritos de los animales al ser pinchados con diferente intensidad y en distintivos lugares del cuerpo por especialistas en el sistema.

En tiempos de crisis cualquier cosa que ayude a abaratar gastos puede ser buena idea. Con esta fórmula de música en elvivoyeneldirecto no se gasta electricidad, los “instrumentos” son reciclables y bastan un par de personas -a cuatro manos- para cubrir un espectáculo medianamente decente.

Que una piara de cerdos chillando paquitoelchocolatero (o mismamente el campanasobrecampana estas navidades) seguro que tiene su público.