. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1486. Martes, 20 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo octogésimo sexto: "Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde". (Francis Bacon, 1561 - 1626; filósofo y político inglés)

Que Napoleón no era un tío tan inteligente como cuenta la historia queda claro al ver la que organizó cuando conquistó España. Por poco que nos hubiese estudiado sabría que sólo una frase hubiera bastando para que nos rindiéramos. Un “¡yo invito!" y todos a sus pies. Sin más contemplaciones.

Por cierto que sí, que los franceses además del francés (un invento que ya por si mismo los elevaría a héroes de la humanidad) han dado algunas otras cosas buenas, cosas que además, con los tiempos modernos que nos ha tocado vivir, aún son más de reconocer: gracias al bidé podemos mear en el mismo retrete dos al mismo tiempo. Algo impagable en tantos y tantos momentos. Por ejemplo.