. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1490. Lunes, 26 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo: "Si deseas felicidad de los demás, sé compasivo. Si deseas tu propia felicidad, sé compasivo" (Proverbio chino)

Todo empieza dentro unos pequeños tubos: los seminíferos, que los fabrican. Desde allí tienen que recorrer un largo camino, maduran en el epidídimo, pasan por el conducto deferente, van hasta la vesícula seminal, siguen por el conducto eyaculador, se hacen amigos del líquido prostático, y al final salen lanzados a toda velocidad.

La mayoría de las veces... hacia la nada.

Ya es hora de reivindicar a los pobres espermatozoides que, mientras el óvulo espera tranquilamente, ellos tienen que vencer un montón de obstáculos para poder cumplir su desagradable misión.

¡Pero qué falta le está haciendo a todos los espermatozoides del mundo un buen asesor de imagen!