. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1491. Martes, 27 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo primero: "Si la vida fuera una ecuación matemática, nos faltarían letras en el abecedario para representar las incógnitas" (Georges-Louis Leclerc, Conde de Buffon, 1707-1788, escritor francés)

Vale, está bien, reconozco ser un analfabeto funcional en todo lo que concierne a coches. Ni tan siquiera sé conducir. Pero cada vez que me monto en uno no puedo dejar de pensarlo. Sí, es verdad, justo delante me queda un airbag de esos, pero si por la razón que fuera (o fuese) acabara saltando la tapa que lo tapa -dura, bien dura-, ¿dónde va? ¿Me la tendría que tragar antes?

Tantas preguntas y tan poco tiempo.