. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1496. Martes, 3 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo sexto: "En igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta" (Navaja de Ockham o principio de economía o de parsimonia)

Sales -o entras- de cualquier retrete, echas mano del picaporte y notas que está mojado. A partir de ahí la mayoría de las personas humanas elaboramos dos tipos de pensamientos: que aquello que estás tocando -húmedo para más señas- sea simplemente agua de una mano que se ha lavado y no ha quedado del todo seca. O, lo que por alguna ciencia metafísica universal pensamos la mayoría ante situación semejante: que aquello que estás tocando no puede ser otra cosa que restos de los residuos orgánicos de los que vamos a desprendernos a estos sitios.

Mucho más normal pensar que uno, cuando ha estado meando, ha puesto su mano debajo del chorro para calentársela y luego la ha plantado en el picaporte. ¡Dónde va a parar!