. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1497. Miércoles, 4 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo séptimo: “Si con un régimen te quedas con hambre, haz dos” (Marisa T. 46 años, ejecutiva de ventas)

Será verdad, no digo yo que no, pero también hay mucho de marketing. Te dicen que los dulces engordan, y claro, ves un donut y piensas: "tiene agujerito, si me lo como voy a comer menos que si me pido cualquier otro bollosinagujerito". Y lo pides, y te lo comes. Un engaño, al final con el cuento del agujero acabas metiéndote un montón de ellos.

Los donuts son traicioneros. No como los cuernos de chocolate, ellos son honestos, no te engañan, no te falsean la realidad, los ves y dices “esto engorda por cojones”. Por eso no existen los cuernos de chocolate light.

Y es que, ya que hacemos las cosas, es mejor que las hagamos bien.