. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1499. Viernes, 6 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo noveno: "Tengo menos de lo que esperaba; pero tal vez esperaba más de lo que debía esperar" (Lucio Anneo Séneca, 4 a. C.- 65; filósofo romano)

Si hacemos caso de las encuestas (que posiblemente sea mucho hacer) más de las tres cuartas partes de la humanidad se siente feliz en lo tocante a sus coiteos habituales. Los más contentos son los tailandeses, con un 92%, y los más insatisfechos los rusos y los finlandeses, donde más del 41% no se siente a gusto con sus relaciones íntimas.

Como uno no va preguntando por esos mundosdedios lo satisfecho -o insatisfecho- que un moldavo, por poner un ejemplo, se siente cada vez que copula (y dejando a un lado algo tan importante como que quien no sabe que existe el jamón nunca lo podrá echar de menos), habrá que creerse las cifras. Sin embargo, hay un dato que me mosquea, resulta que España ocupa, con más de un 83%, el tercer lugar en cuanto a satisfacción amatoria de sus habitantes.

¿De verdad hay tantos... tan satisfechos?

Claro que después me he quedado yo pensando que por poder... puede. Todo depende de lo que uno considere quedarse satisfecho. Decía Mae West, toda una experta en estos temas, que el buen sexo era como el buen bridge, si no tienes una buena pareja más vale tener una buena mano.

Y claro mirado así.. pues el 83% hasta se me hace poco.

Hasta el martes pues, que por estos lares tenemos el lunes festivo.