. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1500. Martes, 10 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo quingentésimo: "¿Por qué en las fiestas americanas son siempre las tías las que enseñan las tetas mientras en las fiestas españolas son los tíos los que siempre se empeñan en hacer un calvo?" (J. Francisco P. 15 años, estudiante)

Aunque ellas -como ombligo del mundo que se creen que son- piensan que son las más perjudicadas, no tienen razón. Que los tíos lo tenemos bastante peor en estas historias de pillar unos cuantos kilos de más es algo fácilmente demostrable.

Y no hace falta fijarse mucho. Hay un montón de cuadros importantes en los que se pueden ver féminas (para los de la f.p.: féminas= tías) gordas, muy gordas, y medio desnudas corriendo alegremente por unos bosques llenos de angelitos; unos cuadros considerados por los expertos en verdaderas obras de arte por su belleza, hermosura y perfección.

¿Cuantos cuadros hay de tíos medio en pelotas sobrados de kilos haciendo lo mismo?