. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1501. Miércoles, 11 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo quingentésimo primero: “Este es, para mí, el mejor momento del día: cuando me la machaco en la ducha. A partir de aquí, todo va a peor". (American Beauty, Sam Mendes; 1999)

Aunque este miércoles -como (casi) todos los lunes, martes, miércoles, jueves y viernes laborables- mi ánimo está infinitamente más cerca de la frase de la película que encabeza la entrada que con el empacho xxxl que me causan fechas semejantes, quería ser primero en felicitar la Navidad este año. Tenía yo ese antojo. Total, antes de que nos demos cuenta van a estar otra vez dándonos la matraca con las nochesdepaz, los pecesbebiendo y el vuelveacasavuelve... pues ya aprovecho.

Si no puedes vencer al enemigo, únete a él.