. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1508. Viernes, 20 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo quingentésimo octavo: "Nada causa tanto remordimiento de conciencia como una bicicleta fija que no se usa" (Paulino R. 46 años, funcionario)

El 70% de las mujeres (dice que) las rechaza. Y aunque semejante dato hay que ponerlo en cuarentena por la habitual tendencia femenina a esconder sus habilidades (ahí está el ejemplo de Marilyn Monroe que siempre lo negaba pero cuando firmó su primer contrato salió gritando "!esta es la última polla que chupo"! y luego una revista la proclamó -gracias a su trayectoria- como "la mejor máquina de bombear del mundo"), hay que reconocer que el rechazo entre las féminas a las prácticas orales -aunque cada vez menos- parece seguir siendo mayoritario.

Sin embargo, al 84,5 % de los hombres les gusta. Y les gusta mucho.

Conclusión: a no ser que seas alguno de los dos privilegiados por cada mil individuos que son capaces de practicársela a ellos mismos (y que conste que la mayoría de quienes logran semejante proeza no deben su éxito al tamaño de su miembro sino a sus dotes de contorsionista), estamos ante una razón más (y ya van unas cuantas) por las que el sexo más placentero será aquel que se practique sólo y exclusivamente entre hombres. Hasta el lunes.