. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1509. Lunes, 23 noviembre, 2009

 
Capítulo Milésimo quingentésimo noveno: “El problema de las familias modernas es que les sobra demasiado mes al final del sueldo" (Lord Birkett, 1883-1962, abogado británico)

Los peatones intentamos disimular el ruido de los coches con ipods a todo volumen, los conductores lo hacen subiendo al máximo la radio. Si vas andando sólo puedes defenderte del bramido de la circulación con unos auriculares bien cerca del tímpano, y si vas dentro del coche intentas enmascarar el ruido del motor con un cd a todo volumen.

En lugar de hacerlo con el silencio ahora combatimos el ruido con más ruido, igual que antes se combatía el hedor con perfumes más fuertes. Pero claro, la música recauda derechos de autor y soporta publicidad... en cambio el silencio no genera negocio.

De lunes... de mal humor.