. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1517. Jueves, 3 diciembre, 2009

 
Capítulo Milésimo quingentésimo decimoséptimo: “Es una ley inexorable en la vida de los sexos, la acción anafrodisíaca de la costumbre” (Gregorio Marañon. 1887-1960; médico y escritor español)

La maquinilla de afeitar y el rollo de papel de culo. Parece mentira que las dos únicas cosas con doble (y hasta con triple) capa que habitualmente manipulamos tengan unos usos tan distintos.

Porque sería de tontos afeitarse con papel de culo... por más capas que tuviera. Pero anda que limpiarse con la maquinilla.

¡Ayyyyyy!