. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1445. Viernes, 31 julio, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo cuadragésimo quinto: "Un chisme es como una avispa; si no puedes matarla al primer golpe, mejor no te metas con ella" (George Bernard Shaw, 1856-1950; escritor irlandés)

Dicen por ahí (o eso me han contado) que todavía corren rumores avisando de que si te duchas cerca de algún gay (antes "maricas") hay que andarse con cierta precaución: en cuanto se te caiga el jabón va a intentar abrirte el maletero.

Aparte de ser el más feo del grupo el que suele hacer la gracia (algo que, salvo que el machomangay sea ciego ya le resta bastantes posibilidades), hay que aclarar que, al contrario de lo que las leyendas urbanas dicen, los gayses no son esos superhombres del sexo que, mientras a uno se le cae el jabón, a ellos les da tiempo a que se les ponga dura, abrir el envoltorio del condón (¡que anda y que no cuesta!) colocárselo y meterla en un agujero -que se supone virgen- sin ningún tipo de lubricación.

Triste, lo sé, pero es lo que hay. Y mira que siento desilusionar al personal estropeando uno de los mitos eróticos con el que sueña tanto gañan como hay suelto... pero no. Hasta en eso somos normales. Una pena.

Los viernes es lo que tienen... con tal de no trabajar uno se lía con cualquier cosa. Hasta el lunes pues.