. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1494. Viernes, 30 octubre, 2009

 
Capítulo Milésimo cuadringentésimo nonagésimo cuarto: "Al pasar los cuarenta años, todo hombre que posea alguna capacidad intelectual, es decir, todo hombre que tenga un poco más de inteligencia que la concedida por la naturaleza a las cinco sextas partes de la humanidad, difícilmente dejará de presentar algunas señales de misantropía" (Confucio, 551 - 479 a.C; filósofo chino)

Andaba yo metafísico pensando en que si todos fuéramos lagartijas no habría hambre en el mundo (podríamos comernos nuestra propia cola todas las veces que quisiéramos y nos volvería a crecer) cuando he caido en la cuenta: cuanto más mayores somos más malpensados nos volvemos.

De niño te comes un plátano tan tranquilo. A ver quien de mayor no se siente raro cuando se mete un plátano en la boca. Y mira que al final siempre lo acabas saboreando.. pero ese primer mordisco..!ay ese primer mordisco!

Cuanto más mayores somos más malpensados nos volvemos. Hasta el lunes pues.