. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1739. Miércoles, 22 diciembre, 2010

 
Capítulo Milésimo septingentésimo trigésimo noveno: “¡Años de niñez en que el tiempo no existe! Un día, unas horas son entonces cifra de la eternidad” (Luís Cernuda, 1902 - 1963; poeta español)

Me llena de orgullo y satisfacción (que decía el otro) comunicar que !por una vez!, sin que sirva (por desgracia) de precedente, y a pesar de sus incuestionables limitaciones (la espada de Damocles de la vuelta no dará tregua) este año me voy de vacaciones desde ya y durante t-o-d-a-s las fiestas de navidad.

! Hasta el diez de enero! Pero si es que ni yo mismo me lo creo…

!Ah!, para no dejar esto muy desatendido, he pensado que no estaría mal aprovechar las nuevas tecnologías y dejar conectada una webcam que recoja en tiempo real !y en riguroso directo! durante las 24 horas del día el dinamismo que despliega el peluche cada minuto de sus merecidas vacaciones.

!Cuidado! La actividad al ser emitida, repito, en tiempo real, puede llegar a ser frenética.