. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1737. Lunes, 20 diciembre, 2010

 
Capítulo Milésimo septingentésimo trigésimo séptimo: “Disfruta hoy, es más tarde de lo que crees”. (Proverbio chino)

Hay ratos en los que, sin saber el porqué, te aíslas mirando un paisaje que estás harto de ver todos los días para descubrir infinidad de matices nuevos, distintos tonos verdes, marrones y amarillos que, aún siendo los mismos, se entremezclan de una manera completamente distinta. Entonces piensas que, dentro de lo que cabe, eres moderadamente feliz; que todo está bien, la familia, los amigos, hasta tienes un puñetero trabajo por el que quejarte. Más o menos, mejor o peor, pero visto en conjunto todo resulta estar relativamente bien. Es un instante, sólo un instante que apenas dura lo que tardas en repasar el día que te espera. Es verdad que rapidamente vuelves a la realidad y el mundo se te cae encima, pero esos trocitos de paraíso no te los quita nadie.