. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1567. Viernes, 26 febrero, 2010

 
Capítulo Milésimo quingentésimo sexagésimo séptimo: “Las ideas deben recibirse como huéspedes: es decir, cordialmente, pero a condición de que no tiranicen al anfitrión”. (Alberto Moravia, 1907-1990; escritor italiano)

Alguien como Huma, adelantada a su tiempo, era normal que ya lo supiera, (los labios rojos que ha usado esta semana han delatado su inteligencia para las cosas importantes) pero faltaba la demostración científica. Por eso, lo "probaron" primero con los babuinos y resultó ser un completo éxito... y por lo mismo, los chicos de la Universidad De Rochester, en Nueva York, decidieron probarlo también en un centenar de personas humanas.

El resultado (lógicamente) fue el mismo. La inmensa mayoría, más de un 70% , manifestaba un aumento de su
deseo coital hacia aquellas personas en las que aparecía en su cuerpo algún componente rojo.

A falta de pintalabios habrá que rebuscar en el armario, que el fin de semana está encima.