. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1626. Lunes, 31 mayo, 2010

 
Capítulo Milésimo sexcentésimo vigésimo sexto: "Por favor, no arroje las colillas al inodoro... una vez mojadas no es posible volver a encenderlas" (Pintada en la puerta de un retrete)

Aunque con los años se van "civilizando" y ya se han transformado muchos de sus ritos y costumbres, entre los indígenas esquimales, tradicionalmente, si el marido se va de caza, sus hermanos menores cohabitan con su cuñada, ya que entre sus obligaciones familiares está el cumplir con los derechos sexuales de la esposa.

Yo quiero (mucho) a mis cuñadas, de verdad que sí, pero reconozco que llego a nacer esquimal y me hubiera declarado apátrida desde el exilio hacía unos cuantos años ya.

Lunes, lunes, lunes... y además de venir al trabajo, !hoy tengo hasta que trabajar! No tienen la más mínima consideración con los pobres talluditos que nos deslizamos cuesta abajo y sin frenos hacia la vejez más absoluta. Menos mal que por aquí la semana tiene un día de fiesta. Que ya era hora.