. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1725. Martes, 30 noviembre, 2010

 
Capítulo Milésimo septingentésimo vigésimo quinto: “Tomo el café sólo porque no tengo amigos” (Francisco J. 45 años, funcionario)

El mundo tiene asumido que la mujer, desde tiempos inmemoriales, es quien tiene la sartén por el mango. Hasta ahí todos de acuerdo. Y que son más inteligentes, también. Partiendo de esta irrefutable afirmación solo un pero. Si son tan listas, ¿por qué no han inventado (o mandado inventar) algún mecanismo por el que las tapas de los retretes, la de los geles y las de la pasta de dientes se cierren de forma automática? Son a ellas a que les molestan estos detalles que a los demás nos da exactamente igual. Y es que, inquieta que uno esté tranquilamente en su casa, llegue cualquier cuñada, mee en tu retrete y encima te afee lo de la tapa. Por ejemplo. Y es, solamente, un suponer. !Por supuesto!

A ver si resulta que no son tan listas como nos han contado... O sí, y resulta que lo que buscan es una disculpa para poder protestar a sus anchas. Sí, va a ser eso.