. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1790. Lunes, 21 marzo, 2011

 
Capítulo Milésimo septingentésimo nonagésimo: “No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos". (Proverbio holandés)

Dice el Ministerio de Industria que el año pasado vinieron a España 57,4 millones de turistas, bastantes más que la poblacion autóctona. Asunto peligrosísimo si se mira bien ya que, estando como estamos en un país democrático, en cualquier momento podemos llevarnos el susto de encontrarnos, previo referéndum, con que España no existe.

Aunque, no nos engañemos, con esto de la globalización la cosa tampoco tendría mucha importancia. Lo que sí me resulta más sospechoso es que, todos los años, coincidiendo con la llegada progresiva del turisteo, haya también una llegada masiva de moscas. Habría que investigar el hecho, por si nada tiene de fortuito.

No me extrañaría que los extranjeros, que de todo hay, traigan cada uno su macuto de moscas que sueltan al entrar en España.