. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1793. Jueves, 24 marzo, 2011

 
Capítulo Milésimo septingentésimo octogésimo séptimo: "Creo que muchos héroes no eran más que unos cobardes que se pusieron chulos” (Teresa J. 19 años, ama de casa)

Hombre, no creo yo que el proverbial retraso que tenemos con respecto a otros países civilizados (desarrollados/avanzados que se llaman ellos) sea superado por el adelantamiento de una hora solar como va a pasar el sábado. Sobre todo teniendo en cuenta que ellos también lo harán el próximo fin de semana. Pero pienso que puede significar una rica experiencia si la cosa va un paso más allá. El próximo adelantamiento por decreto podría ser de veinte años, por ejemplo, con lo que nos pondríamos de la noche a la mañana en el año dos mil treinta y uno, mientras que los demás países continuarían estancados en el 2011.

Sería una bonita manera de ponernos al día de una vez. Digo yo.