. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1794. Viernes, 25 marzo, 2011

 
Capítulo Milésimo septingentésimo nonagésimo cuarto: " No desesperes: de las nubes más negras cae un agua que es limpia y fecunda” (Proverbio senegalés)

El supositorio está desapareciendo. Es un hecho. Antes, los supositorios eran, aunque suene a greguería, los bombones del ano, unos bombones que las madres depositaban con todo su cariño en un acto de amor supremo y de confianza mutua de los que sólo una madre es capaz de realizar. Ahora, ni las madres ni los hijos están dispuestos a tal derroche de intimidad, a tal dispendio de confianza.

Antes eran los reyes de las farmacias, su variedad era tan copiosa como la imaginación de los políticos a la hora de justificar gastos para cuadrar sus dietas. Ahora está en decadencia. Hasta los señores que hacen el diccionario pontifican sobre el supositorio mezclando lo que todos sabemos que es: una cala para facilitar la evacuación del vientre y que uno mismo se introduce con la ayuda del dedo que a uno le dé más rabia, con "pastas cónicas que pueden meterse por vaginas y uretras". Desvirtúan su esencia. Ya nada es lo que era. Aunque, de lo que no hay duda es de que un supositorio es un supositorio. Escuetamente, eso. Tal y como suena. Y a disfrutarlo, que para eso es viernes.