. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1796. Martes, 29 marzo, 2011

 
Capítulo Milésimo septingentésimo nonagésimo sexto: " Si la educación te parece cara, prueba con la ignorancia” (Proverbio belga)

Aunque parezca mentira hay gente tan depravada que es capaz de pasarse más de una semana sin hablar de la castañuela. Que sí, que hay mucho desalmado mucho..., ¿cómo diría yo?, !ah! eso, mucho impostor, mucho jeta. Y yo me pregunto ¿pero qué les ha hecho la castañuela? Si la castañuela no ha humillado nunca a nadie. Es más, diré objetivamente, conste, bueno, me parece, no sé, pues bien, diré que, para los que no los sepan , que hasta hace nada, entre los amantes de la castañuela solían estar los hombres más intrépidos. No en vano la castañuela encierra en sí el mensaje de los siglos, la expresión de lo que jamás se aclarará.

Ardua etapa de incomprensión de la castañuela: el desánimo que nos invade hace que ya nadie esté más contento que unas castañuelas. Y ahí ha empezado su final.

Hoy en día cualquiera se mete en la cama sin tocar durante un par de horas antes las castañuelas. !Desalmados! Desde luego.