. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1801. Martes, 5 abril, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo primero: "Los niños nunca deberían ir a la cama, cuando despiertan son un día más mayores” (James Matthew Barrie, 1860 - 1937; novelista británico)

Bien, son cuentos, lo sé, pero detrás de ellos hay una trastienda que no suele confesarse porque, aunque sea la verdad, desvirtuaría la historia. Como muestra sirvan dos cámaras ocultas pillando conversaciones en dos de las historias más conocidas:

Todo es del zapato es un cuento” -le dice La Cenicienta a su mejor amiga- “Hace más de dos años que me estoy acostando con el príncipe sin que nadie lo sepa”.

Bien, jovencita, te diremos la verdad. No somos siete enanitos, somos siete hombres de estatura normal. Lo que ocurre es que nos has pillado a todos en cuclillas porque anoche cenamos una porquería y nos ha sentado como un tiro. Por cierto, ¿quieres ser nuestra cocinera?

Es verdad, los niños mejor que sigan con los clásicos al estilodisney. La realidad es demasiado cruel.