. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1808. Jueves, 14 abril, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo octavo: "La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta” (Proverbio corso)

Dicen que ha comenzado el futuro. Pero como futuros hay infinitos, y encima no están numerados, vaya usted a saber si el futuro que ha comenzado es el mío, el de un estudiante de empresariales, el de un parado de larga duración, o el de un ministro del gobierno… si es que se diferencian en algo más que en el sueldo, que todo es relativo. Quiero decir, ea, y que todo está bien dicho cuando nada se dice. He dicho.

Dicho lo cual, digo que me voy al Mont St Michel (el sitio de la foto conmicompañerodoméstico) de vacaciones en el futuro, oseasé, desde que acabe la tortura del día de hoy hasta el 26 de abril. Exclusive. Que falta me hace. Vuelvo ese día, espero. Que no deseo.

Hasta entonces, estepelucheasuestuche.