. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1811. Jueves, 28 abril, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo undécimo: "Cuando leas una biografía ten presente que la verdad nunca es publicable. (George Bernard Shaw, 1856 - 1950; escritor irlandés)

A nadie se le escapa que el futuro de las ciudades depende de como se resuelva la actual coyuntura política que culminará en las próximas elecciones. Y puesto que estas cosas no admiten equivocaciones, antes de decidirme he realizado un concienzudo, exhaustivo y completo análisis de todos y cada una de cuantas personas han figurado, figurarán o pueden figurar en el complejo panorama político municipal. He estudiado conductas, buceado trayectorias, sopesando antecedentes, comparado mentalidades, escudriñando currículums, cotejando aptitudes.. hasta llegar a una sola conclusión: ¡quiero a Patricio de alcalde!.

Sí, ya sé que el protagonista de la historia es BobEsponja, pero resulta que al bobesponja este, !!le gusta trabajar!! y parece ser que los locos (al menos los declarados como tales por sus degenerados gustos) no pueden presentarse a estas cosas.

Lo dicho ¡Patricio de alcalde!