. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1836. Viernes, 3 junio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo trigésimo sexto: “Crecer es una cosa terriblemente difícil de hacer. Es mucho mejor omitirlo e ir de una infancia a otra” (Francis Scott Fitzgerald, 1896 - 1940; novelista estadounidense)

Dos matrimonios que han sido amigos durante años deciden pasar un fin de semana juntos en un hotel de montaña. Cuando llegan allí, y después de tomar unas copas, uno de los maridos sugiere que sean un poco locos y hagan un intercambio de parejas. Así que deciden probar. Después de dos horas de sexo apasionado, el tío le dice a su nueva pareja:

- !Guau! !Es el mejor polvo que he echado en siglos!
- !Y tanto! -responde su pareja-. Me pregunto qué tal les habrá ido a las chicas.

Peluchepráctico proponiendo actividades para este fin de semana de una forma didáctica. Lo malo -o bueno- es que la experiencia demuestra que, para ciertas cosas que uno prueba, los caminos nunca son de vuelta.