. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1837. Lunes, 6 junio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo trigésimo séptimo: "La sonrisa es el idioma universal de los hombres inteligentes” (Víctor Ruiz Iriarte, 1912 - 1982; dramaturgo español)

Dicen que no andan muy bien las cosas en cuestiones de negociaciones laborales, pero creo que todos -empresarios y sindicatos- estarán de acuerdo en que para cumplir correctamente las funciones profesionales que cada uno tiene asignadas se hace imprescindible contar con un artilugio de estos por persona en cada puesto de trabajo. Mínimo.




Y, aunque resulte válido para cualquier día laborable de la semana, está claro que se hace imprescindible los lunes.

Mientras acaba siendo material de oficina obligatorio a cargo de la empresa, a ver si alguien me lo regala. Ya no puedo estar sin él.