. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1847. Lunes, 20 junio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo cuadragésimo séptimo: " El más allá es algo que, por mucho que corramos, siempre está más allá” (Pedro C. 67 años, estudiante de informática)

El hombre tiene en su interior muchas más cosas que un cáncer en potencia o una úlcera duodenal a punto de florecer. El hombre tiene una fuerza de voluntad capaz de provocar las acciones más heroicas como lo demuestra la historia y la vida misma. Sin embargo, hay veces en que no acaba de acertar con las cosas. A ver, ¿no sería mucho más lógico que los pasos de cebra se llamaran pasos de cabra? Al fin y al cabo, y gracias a la manía que tienen los conductores por acelerar cuando ven a alguien cruzando por uno de ellos, somos los más parecidos a estos bichos.

Y los dueños de los coches a sus compañeros masculinos.