. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1849. Miércoles, 22 junio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo cuadragésimo noveno: " Por nadar a braza se traga una foca en Alicante (Resumen de agencias)

No consideren mi discurso como una simple charla que sólo puede servir de esparcimiento. Mis palabras tienen por objeto expresar públicamente un hecho injusto. Es, si ustedes quieren llamarlo así, una denuncia. Yo acepto que se trata de eso, de una denuncia. De una denuncia a un hecho intolerable; de una denuncia a un despojamiento al que estamos sometidos muchos ciudadanos respetables. Pero iré al grano. Se trata, llana y simplemente, de lo siguiente. Ciertos recién llegados, ciertos mozalbetes quieren, y en parte lo están consiguiendo, apropiarse de la juventud. Y yo pregunto: ¿Qué derechos tienen esos imbéciles a arrogarse la propiedad exclusiva de algo que nosotros poseemos desde hace mucho tiempo?

!La juventud es nuestra, porque para eso la adquirimos mucho antes de que los jóvenes imberbes que la reclaman para ellos hubiesen nacido!

Creo que está bien claro. Nada más. He dicho. Buenos días y hasta el lunes. ¡Tengo puente, ea!