. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1850. Lunes, 27 junio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo quincuagésimo: "Nada rasca tu piel mejor que tu uña” (Proverbio estonio).

La infancia suele ser feliz, pero naturalmente no te das cuenta. La adolescencia no suele estar mal, pero lo comprendemos mucho después. Los primeros años con la pareja (doméstica) -lo suele uno ver ahora- son los más dichosos. La ilusión que pones en el primer trabajo, lo satisfecho que te sientes, puedes apreciarlo después...

Entonces.. ¿Por qué cuando uno es desgraciado se da perfecta cuenta al momento?

El mundo es injusto. Y los lunes más.