. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1861. Martes, 12 julio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo sexagésimo primero: “Ciertamente es antiestético tocar la zambomba sin zambomba (Proverbio belga)

Dicen que en España habitan 47.150.819 de seres, que multiplicados por dos arrojan la espeluznante cifra de 94.301.638 sobacos ciudadanos. Creo entonces que un país donde rompen a sudar más de 47 millones de almas a través de 94 millones de axilas (los mancos también cuentan con axilas ya que los mancosdeltodo -sobaco incluido- son cuatro gatos), hay que darle su importancia y prestarle su atención.

En invierno, mal que bien, la cosa se disimula, pero en cuanto la primavera enseña sus patitas -y sobre todo cuando el verano explota-, el desarrollo de los hedores corporales es un peligro que nos acecha en cualquier parte y sobre el que no hay ni una triste noticia en los medios de comunicación que, en cambio, llenan páginas y páginas desbarrando sobre pólenes y gramíneas mientras obvian, por algún oculto interés sin duda, el problema que se nos viene encima.

¿Para cuando algún mapa que refleje las distintas concentraciones de olores corporales que podemos encontrarnos si salimos a la calle?

Algo falla cuando se hace tan necesario lanzar una pregunta sobre un problema que nos atañe a todos y que hace mucho tiempo que deberían haber resuelto.