. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1868. Jueves, 21 julio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo sexagésimo octavo: " El mundo será otra cosa cuando la palabra ármame se escriba sin la r" (Ernesto H, 54 años, pensador en paro)

Cada día estoy más convencido de que los dramas actuales provienen de falta de organización. Han dejado de dar bolsas (gratis) en los supermercados y los clientes -que usan las pocas que han guardado para tirar la basura- se quejan amargamente de tener ahora que pagarlas, lo que ha hecho que les aumente el precio de la compra. Son unos comodones, porque no hace falta fijarse mucho para ver que todas las bolsas del mundo se encuentran en las cunetas y en los vertederos de las ciudades, especialmente en los lugares de excursión y hasta en los parques públicos. Basta con irse un día y hacer acopio de ellas. Y la variedad es inmensa. Se les da unagua y como nuevas.

Problemas de organización, evidentemente.