. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

1869. Viernes, 22 julio, 2011

 
Capítulo Milésimo octingentésimo sexagésimo noveno: “Un paisaje se conquista con las suelas del zapato, no con las ruedas del automóvil (William Faulkner, 1897-1962, escritor estadounidense)

Érase un tiempo en que la humanidad se endureció. El mundo se llenó de ejecutivos y de máquinas, lo sentimental se llamó débil... y la comunicación entre personas desapareció. Tantos hombres y tan poco tiempo quiere recuperar un poco de aquel otro tiempo poniendo su granito de arena, recobrando -aunque sea de forma simbólica- un género tan cercano e íntimo que es el epistolar. Y lo quiere hacer contestando a una de esas millones de cartas que llegan cada día para aportar, en su modesta experiencia, un rayo de luz a su atormentado firmante.





Comunicación cercana. Comunicación en estado puro. La que de verdad ayuda a solucionar los problemas. Y el lunes, de fiesta. Hasta el martes pues.